Informacion Sobre Suiza

 

 

 

 

Historia

Desde 1848, la Confederación Suiza ha sido un Estado federal de cantones relativamente independientes, algunos de los cuales han permanecido confederados desde hace más de siete siglos, pudiendo considerarse una de las repúblicas más antiguas del mundo. En lo concerniente a épocas anteriores a 1291, este artículo trata acontecimientos que sucedieron en el territorio de la Suiza moderna. Desde 1291, se centra principalmente en la Antigua Confederación Suiza, que en principio consistía en tres cantones (Uri, Schwyz y Unterwalden) en el centro de la actual Suiza, y que se expandió gradualmente hasta la formación de la Suiza actual en 1815.

Etimología

El nombre Suiza proviene de la palabra Schwyz, nombre de uno de los cantones de Waldstätten que conformaron el núcleo de la Antigua Confederación Suiza.[9] El topónimo del cantón data del año 972 y proviene del antiguo alto alemán Suittes, vocablo relacionado con la palabra suedan que significa "quemar", haciendo referencia a una zona boscosa que fue quemada para construir algunas viviendas en la zona.[10] El uso del nombre para esta área se extendió para denominar a todo el cantón, y después de la Guerra Suaba en 1499 gradualmente se utilizó para nombrar a toda la confederación. El nombre en alemán de Suiza para el país, Schwiiz, es homónimo al del cantón y su capital, por lo que para distinguirse se emplea un artículo determinado en d'Schwiiz para referirse al país y la forma simple Schwiiz para el cantón y la ciudad.

El antiguo nombre del país, Helvetia, viene de la palabra Helvetii, una tribu celta que habitó en la meseta suiza antes de la época de los romanos. La primera mención del nombre Helvetti data del año 300 a. C.[11] Los nombres del neolatín Confoederatio Helvetica o Helvetia fueron introducidos cuando Suiza se convirtió en un Estado federal en 1848, remontándose a la República Helvética.

Prehistoria
Mapa de Suiza durante el periodo romano. Hay evidencias ecólogicas que sugieren que pueblos dedicados a la caza-recolección se arraigaron en las llanuras al norte de los Alpes al fin del Paleolítico. En la era Neolítica, esta región estaba relativamente muy poblada. Restos de construcciones paláfitas o lacustres (sobre pilotes) se han encontrado en las zonas poco profundas de muchos lagos. Hacia el año 1500 a. C., tribus de origen celta arribaron a esta área. Los retios o recios habitaron en la zona este, mientras que los helvecios se asentaron en el oeste.

 Época clásica: el Imperio romanoEn el año 58 a. C., los helvecios intentaron evadir la presión migratoria de las tribus germánicas trasladándose a la Galia, pero fueron derrotados en Bibracte en el 50 a. C. por el ejército de Julio César y enviados de vuelta. La región alpina quedó integrada en el Imperio romano y se romanizó en gran medida durante los siglos siguientes. El centro de la administración romana estaba en Aventicum (Avenches). Otras ciudades que fueron fundadas: Arbor Félix (Arbon), Augusta Raurica (cerca de Basilea), Basilea, Coira (Chur), Genibra (Ginebra), Lausana, Octodurum (Martigny, controlando el paso del Gran San Bernardo), Salodurum (Soleura), Turicum (Zúrich). Las guarniciones militares existieron en Tenedo (Zurzach) y Vindonissa (Windisch).

En 259, las tribus de los alamanes sobrepasaron los límites de la frontera con el Imperio romano (limes), creando colonias en territorio suizo.

 Los germanosLos primeros obispados cristianos se fundaron en el siglo IV. Con la caída del Imperio romano entraron las tribus germánicas en la zona. Los burgundios se establecieron en el oeste, mientras que en el norte los alamanes forzaron lentamente a la población celto-romana a retirarse a las montañas. Los burgundios formaron parte del reino de los francos en 534. Dos años más tarde, el ducado de los alamanes siguió su camino. En la región bajo control alamán, sólo permanecieron comunidades cristianas aisladas. La misión hiberno-escocesa reintrodujo la fe cristiana a principios del siglo VII.

Bajo el reinado de los reyes carolingios, el feudalismo proliferó, y los monasterios y obispados se constituyeron en bases importantes para mantener el poder. El Tratado de Verdún de 843 otorgó la alta Borgoña (la parte occidental de la Suiza actual) a Lotaringia y el Reino Alemán (la parte oriental) al reino oriental de Luis el Germánico, que formaría parte del Sacro Imperio Romano Germánico.

 La Alta Edad MediaEn el siglo X, cuando se desvaneció el dominio de los carolingios, los sarracenos ascendiendo por el Ródano y desde sus bases en el Valle de Aosta devastaron el Valais, los magiares Basilea en 917 y Sankt Gallen en 926. Sólo tras la victoria del rey Otón I el Grande sobre los magiares en 955 en la Batalla de Lechfeld se reintegrarían los territorios suizos en el imperio.

En el siglo XII se les otorgó a los duques de Zähringen el control de parte de los territorios de la Borgoña que cubrían la parte occidental de la Suiza moderna. Fundaron muchas ciudades, incluyendo Friburgo en 1157 y Berna en 1191. La dinastía Zähringer acabó con la muerte de Berchtold V en 1218, y sus ciudades pasaron a depender directamente del Sacro Imperio reichsfrei, mientras que los duques de Kyburg compitieron con la casa de Habsburgo por el control de las regiones rurales del anterior territorio de los Zähringer.

Bajo el control de los Hohenstaufen, los pasos alpinos de Recia y de San Gotardo ganaron importancia. El segundo se volvió una importante ruta directa a través de las montañas. Se concedió el estatus de reichsfrei a Uri (en 1231) y a Schwyz (en 1240) para garantizar al Imperio el control directo sobre el paso. La mayor parte de Unterwalden pertenecía en esa época a monasterios que habían ganado anteriormente la condición de "reichsfrei".

La extinción de la dinastía Kyburg allanó el camino a la de Habsburgo para conseguir gran parte del territorio al sur del Rin, acrecentando así su poder. Rodolfo I de Habsburgo, elegido emperador del Sacro Imperio Romano Germánico en 1273, revocó el estatus de reichsfrei a Uri, Schwyz y Unterwalden, por lo que perdieron así su independencia y fueron gobernados por corregidores (Vogt).

 IndependenciaArtículo principal: Expansión de la Antigua Confederación Suiza

Pacto federal de 1291.La historia suiza comienza el 1 de agosto de 1291 cuando los pueblos de Uri, Schwyz y Unterwalden firmaron un Pacto federal (en alemán Bundesbrief) para luchar contra los Habsburgo, quienes eran los soberanos de Austria. Estos territorios estaban habitados principalmente por paisanos, siervos (esclavos) y, por supuesto, por los nobles (ciudadanos).

La casa de los Habsburgo firmó la paz con los "Waldstätten" tras perder la batalla de Morgarten en 1318 y la batalla de Sempach en 1386.

Fue entonces en 1332 cuando los "Waldstätten" recibieron un nuevo aliado, Lucerna, que en ese momento era una pequeña población. Este fue un evento importante, pues posibilitó la navegación sobre el Lago de los Cuatro Cantones, que desde entonces perteneció completamente a los confederados.

Tres años más tarde, el pueblo de Zúrich se levantaría contra el poder de la nobleza. Pero fue sólo en 1351 cuando Zúrich firmó el Pacto de alianza con los cuatro confederados. Esta fue una de las adhesiones más importantes, pues en ese momento Zúrich ya contaba con 12.000 habitantes, lo que para la época la hacía una ciudad importante a nivel regional.

En 1352 los Habsburgo declararon la guerra a Zúrich, lo que obligó a los confederados a actuar; esta declaración permitió a los aliados ocupar los territorios de Glaris y Zug, que estaban bajo el dominio de los Habsburgo. Durante la ocupación, los habitantes de Zug pidieron auxilio a su emperador, pero este respondió diciéndoles que no importaba si la ciudad era conquistada, pues ya reconquistaría el territorio, porque en ese momento no tenía tiempo. Esto provocó que los zugueses firmaran igualmente una alianza con los confederados en 1352.

Los territorios de Glaris y Zug tuvieron que ser restituidos a los Habsburgo, pero cada uno de estos territorios volvió a la federación, Zug en 1365, mientras que Glaris lo hacía en 1388.

 BernaEn el siglo XIV, Berna era una gran potencia militar. Además, poseía grandes extensiones territoriales aparte de su capital. Durante este siglo, Berna era un territorio envidiado y deseado por muchos. Tanto que los Obispados de Basilea, Friburgo y Lausana hicieron un complot para conquistar la fortaleza de Laupen. Pero Berna estaba muy bien preparada y contaba asimismo con la ayuda de los aliados, lo que significó su entrada casi inmediata en 1353, formando la Confederación de los Ocho.

Es de notar que esta confederación no estaba muy unida entre sí. Por ejemplo, Berna estaba aliada sólo con los "Waldstätten", mas no con Lucerna ni Zúrich. El único territorio que tenía pactos con todos los otros demás eran justamente los "Waldstätten". Lucerna no era aliada ni de Berna ni de Glaris, este a su vez no era aliado de Berna ni de Zug.

 La Confederación de los OchoEstando aliados ya ocho territorios y en paz con los Habsburgo, Lucerna invade la provincia austriaca de Entlebuch entre 1385 y 1386. La excusa de los lucerneses era que los habitantes de la zona se quejaban del yugo austriaco.

El 9 de julio de 1386, el duque Leopoldo III de Austria partió a la guerra contra los confederados. En camino a Lucerna, a la altura de Sempach, el ejército del duque fue sorprendido por los confederados. En la batalla de Sempach, los confederados sumaron una nueva victoria, mientras que los Habsburgo encajaban una nueva derrota, que incluía la muerte del duque Leopoldo III. Gracias a esta batalla, los confederados lograron expandir su territorio, aunque no fuera demasiado.

Durante la Confederación de los Ocho, existían tres tipos de territorios: los cantones, los territorios sometidos y los aliados.

Aliados:

Ducado de Neuchatel.
Ciudad de Biel-Bienne.
Ciudad de Soleura.
Ciudad de Friburgo.
Appenzell.
San Galo.
Valais.
Territorios sometidos:

Argovia
Nota: Algunos territorios sometidos eran gobernados por todos los cantones. Pero Berna gobernaba sobre Argovia y Vaud, y Uri sobre una buena parte del Tesino.

Cantones:

Uri
Unterwalden
Schwyz
Lucerna
Zúrich
Berna
Zug
Glaris
 Muerte del Duque de ToggenburgoTras la muerte del duque de Toggenburgo, quien no había dejado herederos, los territorios fueron “dejados al azar”, dando lugar a la llamada Antigua guerra de Zúrich. Fue entonces cuando Schwyz, en su afán por conseguir nuevas tierras, invadió la mayor parte del territorio del ducado. El problema se dio cuando el ejército de Zúrich llegó a la zona para ocupar los mismos territorios. Zúrich se enfrentó con Schwyz tratando de conquistar los territorios ganados por Schwyz; es entonces cuando interviene por primera vez la Dieta federal, dándole la razón a Schwyz (entonces aliado con Glaris).

La Dieta federal decidió declarar la guerra a Zúrich, que se rindió a los confederados y al mismo tiempo fue obligada a firmar un tratado de paz.

El burgomaestre de Zúrich, como represalia, decidió firmar un pacto con la casa de Austria, la enemiga de los confederados.

Zúrich, aliada con Austria, parte a la guerra contra los confederados. Desafortunadamente para Stüssi (burgomaestre de Zúrich), los confederados aparecían como el ejército más fuerte y grande de Europa capaz de reunir más soldados que el mismo Imperio de los Austria, lo que sugiere que la batalla de Santiago del Sihl fue ganada por la confederación.

 La Confederación de los XIII
Confederación de los XIII, territorios sometidos y territorios aliados.El 22 de diciembre de 1481, los territorios aliados de Soleura y Friburgo son aceptados como nuevos cantones de la Confederación.

Luego de la guerra Suaba en 1501, Basilea y Schaffhausen pasan al rango de cantones. En 1513 Appenzell es aceptado como el decimotercer cantón.

Estos tres nuevos cantones fueron aceptados con la condición de mantenerse neutrales, por lo que deberían actuar como mediadores en caso de conflicto entre los demás cantones. Tenían la función de hacer de árbitros y ello suponía que tenían que conformarse con los pocos o muchos territorios que tuvieran.

Durante 285 años, los confederados rechazaron la entrada de cualquier otro cantón.
Los confederados firmaron en 1516 la paz perpetua con Francia, tratado que estuvo en vigor hasta el año 1792.
 La Reforma de la IglesiaSuiza fue uno de los países donde se inició la Reforma de la Iglesia católica. Muestra de ello son Ulrico Zuinglio y Juan Calvino, quienes trataron de llevar la reforma eclesiástica por todo el país. El primero era presbítero de Glaris y el segundo refugiado francés en Ginebra.

Durante esta época de cambio, la confederación sufre muchos conflictos, pues ahora la religión es símbolo de desunión. Esto provocó que la confederación estuviera a punto de sucumbir, cuando los cantones empezaron a atacarse los unos a los otros.

Católicos:

Uri, Schwyz, Unterwalden, Zug, Lucerna, Soleura y Friburgo.
Protestantes:

Berna, Zúrich, Basilea y Schaffhausen.
Mixtos:

Glaris y Appenzell
El problema más terrible para los estados evangélicos consistía en que en la Dieta federal, los cantones católicos eran más numerosos, en tanto que los protestantes eran los más poblados. Pero este problema se atenuó, ya que los cantones más poblados habían adquirido el derecho a dos representantes en la asamblea de países, mientras que los demás sólo tenían derecho a uno.

Los cantones católicos, siete en total, tenían sólo el 30% de la población, en tanto que los evangélicos -que sólo eran cuatro- tenían un poco más del 65%.

 NapoleónArtículo principal: República Helvética
El 24 de enero de 1798, la República Lemánica es proclamada, separada y liberada de Berna. Pero la revolución no terminaría aquí, pues los territorios de Argovia, también en poder de Berna, se declararon independientes, al igual que el antiguo ducado de Toggenburgo, que ahora dejaba de ser parte de Schwyz para formar el cantón de Turgovia. Las liberaciones también afectaron a los aliados de los confederados: el Bajo Valais se liberó del Alto Valais.

Napoleón, sabiendo que Suiza es el camino más corto entre el norte y el sur de Europa, así como entre Francia e Italia, decidió conquistar Suiza. Para justificar la invasión, Napoleón aprovechó la sublevación del pueblo del Lemán para entrar en Suiza, con la excusa de proteger a los habitantes de estos territorios; además dijo haber sido aconsejado por los mismos suizos (dos refugiados suizos en París convencieron a Napoleón de que liberase su patria, entre ellas el Lemán).

La invasión comenzó el 2 de marzo de 1798 con la caída de Friburgo y Soleura. Tres días más tarde, el gobierno bernés era sometido por primera vez. Los cantones se fueron sometiendo, algunos sin siquiera haber librado una batalla. Los confederados habían perdido sus grandes ejércitos.

El emperador francés obliga a los confederados a cambiar de régimen en 1799. Lo que se llamaba Confederación de los XIII, pasaba a ser la “República Helvética, una y sola”. Los cantones ya no eran cantones, ahora eran simples prefecturas, las ligas de los Grisones perdieron el territorio de la Valtelina, que fue anexada a la República Cisalpina. Los territorios del antiguo obispado de Basilea ahora se limitaban a la ciudad misma. Las ciudades de Mulhouse y Ginebra fueron anexionadas a Francia.

El número de cantones y los nombres variaron. Ahora 18 cantones formaban parte de la confederación. Berna fue dividido en dos, Berna y Oberland (Thun). El Valais era anexionado como prefectura; Lemán (Vaud); Friburgo; Soleura; Lucerna; Basilea; Argovia; Baden (Argovia); Lugano (Tesino); Bellinzona (Tesino); Rhetia (Grisones); Zúrich; Schaffhausen; Linth (Glaris y Sankt Gallen); Säntis (Sankt Gallen y Appenzell); Waldstätten (Uri, Schwyz, Zug y Unterwalden) y Turgovia.

Por primera vez Suiza era declarada neutral.

En 1802 Bonaparte retira sus tropas de Suiza, lo que permite que un año más tarde, seis cantones cambien de nombre o se fusionen. El Lemán pasa a ser Vaud, Bellinzona y Lugano pasan a ser el Tesino, Rethia se denomina Grisones, Turgovia es reconocida como cantón, Linth se divide en Glaris y Sankt Gallen, Säntis se divide en Appenzell y otra parte de Sankt Gallen, Argovia y Baden se fusionan en Argovia, el Oberland desaparece reuniéndose con Berna, Waldsätten se divide en cuatro cantones: Uri, Schwyz, Unterwalden y Zug. El territorio del Valais desaparece, convirtiéndose en un departamento francés.

En 1813 los confederados se liberan por fin de Napoleón. En 1814 Ginebra vuelve a ser libre gracias a la ayuda de los austriacos.

 Confederación de los XXIITras la derrota de Napoleón, Europa se reorganizó, o más bien fue reorganizada por los líderes de las potencias ganadoras. Fue así como Suiza recuperó los territorios del obispado de Basilea, que ahora pasaban a ser parte de Berna y se denominaban Jura bernés. El principado de Neuchatel entra a formar parte de la confederación convirtiéndose en cantón. Ginebra era anexionada al igual que el Valais, como nuevos cantones.

 La división de BasileaDurante el siglo XIX, los paisanos no tenían mucha participación en las decisiones tomadas por las Landsgemeinde (asambleas de los cantones), por lo que surgió en Basilea un movimiento de descontento de los campesinos, quienes reclamaban mayor participación en el gobierno, pero los ciudadanos tenían miedo de ser “aplastados” por los paisanos (dos tercios de la población a la época). En 1833 Basilea se divide en dos semicantones: Basilea-Ciudad y Basilea-Campiña.

En los años 60 del siglo XX se quiso reunir de nuevo las dos comunidades en un solo cantón. El proyecto tomó forma y un año antes de que los cantones fueran fusionados, el semicantón de Basilea-Campaña incluyó en su constitución un artículo en el que se declaraba independiente y en el cual se anulaba cualquier intento de reunificación. Este hecho se debió al avance económico e industrial del semicantón, mientras que en el pasado la industria se encontraba en la ciudad de Basilea, y ahora estaba repartida por todo el cantón, lo que para la Campaña era un buen negocio y significaba una verdadera independencia; la reunificación había dejado de ser atractiva, el campo no necesitaba a la ciudad.

 SonderbundLa Sonderbund (La otra alianza) fue una alianza concluida por siete cantones católicos y conservadores.

En 1841 la asamblea general suiza, ahora mayoritariamente radical, promovía un mayor centralismo además de llevar políticas anticatólicas, como la supresión de los conventos jesuitas de Argovia. Al tener los jesuitas que partir de Argovia, el cantón de Lucerna los invita para que se instalen en su territorio, lo que hizo que ejércitos radicales amenazaran los pueblos lucerneses.

Sintiéndose amenazados, siete de los cantones católicos (Lucerna, Friburgo, Uri, Schwyz, Unterwalden, Valais y Glaris) decidieron aliarse en secreto en 1845; la alianza salió a la luz pública cuando intentó aliarse con Austria, un país extranjero y antiguo enemigo de la Confederación, lo que constituía una violación de la constitución.

En 1847 el parlamento exigió la disolución de la Sonderbund, pero los cantones firmantes no quisieron aceptar, por lo que el ejército suizo tuvo que intervenir atacando a los cantones rebeldes. Esta guerra dejó pocos muertos (se dice que menos de 100) aunque trajo como consecuencia una reforma de la constitución, en la que se daba mayor centralismo y los jesuitas eran expulsados del territorio suizo.

Esta guerra también significó la pérdida de la posibilidad de ser capital a Lucerna, pues en el momento en que se escogió la capital federal, ése fue el motivo más alegado para imposibilitar la candidatura de Lucerna, una desventaja que Berna supo aprovechar.

 El Estado FederalA partir de la proclamación de la constitución suiza en 1848, se instauró una unión aduanera y monetaria que eliminaba las fronteras, las monedas regionales y las aduanas. El 7 de mayo de 1850 se aprobó la creación del franco suizo, que empezó a circular dos años más tarde (1852). El sistema monetario fue muy parecido al de Francia, pues las monedas eran acuñadas en París y en Estrasburgo, lo que le permitió a Suiza formar parte de la Unión Monetaria Latina (1865-1926).

El cantón de Neuchatel, que era cantón y principado a la vez, acababa de entrar en la confederación. En 1857 el rey de Prusia solicitó la integración de Neuchâtel a su reino. El ejército federal se movilizó y el monarca se vio obligado a renunciar a sus derechos sobre este territorio.

La llegada de la Primera Guerra Mundial, sorprendió a Suiza sin estar preparada. Aunque no participó directamente de ella, se vio aislada, bloqueada y en crisis, las importaciones se dificultaron sobremanera, y la afluencia de refugiados franceses volvió las cosas más difíciles. Suiza experimentó momentos de gran tensión, y el Estado tuvo que tomar medidas de emergencia, como el monopolio de la producción y distribución de algunos productos, como los cereales.

Hacia finales de la guerra los niveles de pobreza llegaron al máximo, sobre el 16% de la población vivía bajo la extrema pobreza. Algunos empresarios hacían una tremenda ganancia de la guerra, con la venta y el comercio de armas. Una gran mayoría de la población tenía que ver como subían los precios de los alimentos mientras que los sueldos no subían, además de pagar el impuesto de la guerra y dar un servicio militar obligatorio largo.

Se llamó a una huelga general a partir del 11 de noviembre de 1918, lo cual marcó un vuelco en la historia de Suiza. Aunque la huelga repercutió a nivel nacional, con 400.000 parados, con bloqueos del transito y otras medidas, su expansión no fue la esperada. Viendo que el Consejo Federal no aceptaba la condiciones para terminar la huelga y que el 14 de noviembre tres trabajadores fueron baleados, el comité central paro ese mismo día la huelga.

Gran parte de las condiciones, que fueron en un principio indicadas para parar la huelga, fueron aceptadas por el Consejo Federal o fueron instauradas por democracia directa concediendo más derechos a sus ciudadanos. En 1919 se abandonó el sistema mayoritario, adoptándose el proporcional y con la nueva ley de fabricas el tiempo de trabajo se limitó a 48 horas semanales.

1918 Suiza obtuvo su salida al mar: las aguas del Rin se declararon aguas internacionales desde el puerto de Basilea hasta su desembocadura en el mar del Norte.

Durante la Segunda Guerra Mundial Suiza mantuvo, al igual que otros países europeos (entre los que se encontraba España) una neutralidad aparente. Se vio libre de la ocupación alemana, pero colaboró estrechamente con el régimen nazi mediante el depósito de buena parte de las reservas de oro del III Reich en sus bancos. Cerró sus fronteras a los refugiados judíos, que eran devueltos a Alemania para ser exterminados, permitiendo el paso por su territorio de trenes con gente destinada a la esclavitud y fabricando armamento para el gobierno de Hitler, ya que Suiza no podía ser bombardeada. De hecho, eran derribados los aviones aliados y alemanes que entraban en el espacio aéreo helvético. Esta colaboración con los nazis se investigó en la posguerra y se clarificó sobre todo a finales del siglo XX, devolviéndose el dinero de las cuentas bloqueadas a miles de judíos supervivientes del holocausto o a sus familiares.

Con el fin de las guerras, el país conoció un período de gran prosperidad, y en los años 1960 dieron comienzo los mayores proyectos de infraestructura (túneles, carreteras, ferrocarriles, etc.). La mentalidad popular evolucionó para igualarse al resto de Europa: el voto femenino se introdujo a nivel federal, los seguros de accidente y de enfermedad se volvieron obligatorios, y la semana laboral se acortó relativamente.

Se aceptaron proyectos como la creación de un nuevo cantón (el Jura). La tasa de desempleo no llegó a sobrepasar el 3 por ciento.

 Década de 1990A partir de 1992, el rechazo de la entrada de Suiza en la Unión Europea supuso una pequeña crisis: la tasa de desempleo llegó a subir por encima del 6%. Varias empresas se fusionaron, otras pasaron a manos extranjeras y otras se declararon en quiebra. Es gracias a este fenómeno que muchos politólogos explican la victoria del UDC o SVP en las elecciones de 2003, en las cuales este partido obtuvo el derecho de tener otro ministro en el Consejo Federal, acabando con más de 50 años de la llamada Fórmula mágica.

En 2002 el pueblo suizo aprueba la entrada de Suiza en la Organización de Naciones Unidas. En 2005 los acuerdos de Schengen son aceptados por el pueblo suizo.

 

1291 Las comarcas Uri, Schwyz y Unterwald establecen una unión juramentada, dando así paso a la fundación de la Confederación Helvética. Con el transcurrir de los siglos se unen más cantones a esa alianza confederal.

1460 Fundación de la primera universidad suiza en Basilea.

1519 Inicio de la Reforma en Zúrich. Suiza se divide en dos facciones confesionales.

1648 El Tratado de Westfalia establece la independencia de iure de Suiza.

1798 Invasión de Napoleón en Suiza. Fin de la Antigua Confederación.

1803 De los antiguos países sometidos nacen nuevos cantones que se incorporan en la República Helvética.

1815 Congreso de Viena. Las grandes potencias europeas reconocen las fronteras interiores y exteriores de Suiza y su neutralidad.

1847 Guerra de la Liga separatista. Los cantones protestantes derrotan en una guerra civil a los cantones católicos, poniendo fin a las pretensiones separatistas de éstos últimos.

1848 Fundación de la Suiza moderna. Introducción de una Constitución Federal que nace de un compromiso que reconcilia la idea del Estado centralizado con las autonomías cantonales.

1863 Creación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Ginebra.

1874 Introducción del referéndum facultativo.

1874-1914 La progresiva industrialización conduce a la construcción de una red ferroviaria particularmente densa con los túneles del Gotardo y de Simplon, dos obras maestras de la ingeniería civil. El turismo experimenta un auge.

1891 Introducción de la iniciativa popular.

1914 Primera Guerra Mundial: movilización y protección de las fronteras nacionales. Entrada en vigor de la Ley Federal sobre el Seguro de Enfermedad y Accidentes.

1918 Huelga General en todo el país.

1919 Introducción del sistema electoral proporcional para el Consejo Nacional (cámara popular).

1939 Segunda Guerra Mundial: movilización en Suiza. Neutralidad armada y defensa de la independencia.

1948 Introducción de la Aseguración Vejez y Sobrevivientes (AVS).

1960 Suiza es cofundadora de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC).

1963 Ingreso en el Consejo Europeo. Suiza es el 17º estado miembro.

1971 Introducción del sufragio femenino a nivel federal.

1972 Firma de un tratado de libre comercio con la Comunidad Europea (CE).

1975 Adhesión a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

1978 Fundación del Cantón del Jurá (el 26º cantón suizo) que nace de la escisión territorial de una parte del Cantón de Berna.

1999 Conclusión de los Convenios Bilaterales I entre Suiza y la Unión Europea.

2000 Entrada en vigor de la nueva Constitución Federal.

2002 Ingreso de Suiza en la Organización de Naciones Unidas (ONU). Suiza es el 190º estado miembro. Entran en vigor de los Convenios Bilaterales I con la Unión Europea.

2004 Conclusión del Tratado de Schengen y Dublín en el marco del segundo paquete del Convenio Bilateral sellado con la Unión Europea.

 

Historia temprana

Artículo principal: Historia temprana de Suiza

Los vestigios humanos más antiguos que existen en Suiza datan de hace 150.000 años aproximadamente.[12] Asimismo, las herramientas de agricultura más antiguas fueron halladas en Gächlingen y se estima que datan del 5300 a. C.[12]

Las tribus más antiguas conocidas en el área pertenecen a las culturas Hallstatt y La Tène, llamada así debido al sitio arqueológico de La Tène, ubicado al norte del lago de Neuchâtel. La cultura de La Tène floreció a finales de la Edad de Hierro, alrededor del 450 a. C.,[13] posiblemente bajo influencia de las civilizaciones griega y etrusca. Uno de los más importantes grupos étnicos en la región de Suiza fueron los helvecios. En el 58 a. C., en la batalla de Bibracte, las fuerzas de Julio César derrotaron a los helvecios.[14] En el año 15 a. C., Tiberio, quien más tarde sería emperador de Roma, y Druso el Mayor, conquistaron los Alpes, integrándolos al creciente Imperio romano. El área ocupada por los helvecios, de donde proviene el nombre Confoederatio Helvetica, pasó a formar parte de la provincia romana de Gallia Bélgica y más tarde a la provincia Germania Superior, mientras la porción este de la Suiza moderna estuvo integrada a la provincia romana de Raetia.


Fundada en el 44 a. C., Augusta Raurica fue el primer asentamiento romano en el Rin, y hoy en día es uno de los sitios arqueológicos más importantes de Suiza.[15]En la Alta Edad Media, desde el siglo IV, la parte occidental de la actual Suiza formó parte del territorio del Reino de Borgoña. Los alamanes se establecieron en la meseta suiza en el siglo V d. C. y en los valles de los Alpes en el siglo VIII, formando Alemannia, y quedando el actual territorio de Suiza dividido entre los reinos de Borgoña y de Alemannia.[16] En el siglo VI, la región entera pasó a formar parte del Imperio franco tras la victoria de Clodoveo I sobre los alamanes en Tolbiac en el año 504. Posteriormente los francos también dominarían a los burgundios.

Entre los siglos VI y VIII Suiza continuó bajo la hegemonía franca (las dinastías merovingia y carolingia). En 843, tras alcanzar su máxima extensión bajo el reinado de Carlomagno, el imperio franco fue dividido en el Tratado de Verdún.[16] El territorio de la actual Suiza quedó dividido entre Francia Oriental y Francia Media hasta que fue unificada por el Sacro Imperio Romano Germánico en el siglo XI.[16]

Para el año 1200, la meseta suiza comprendía los dominios de las casas de Saboya, Zähringer, Habsburgo y Kyburg.[17] Algunas regiones (Uri, Schwyz y Unterwalden, después conocido como Waldstätten) fueron anexadas como inmediaciones imperiales para garantizar el control del imperio sobre los puertos de montaña. Cuando la dinastía Kyburg cayó en 1264, los Habsburgo bajo el mando del rey Rodolfo I, que fue emperador del Sacro Imperio en 1273, extendieron su territorio al este de la meseta suiza.

Antigua Confederación SuizaArtículo principal: Antigua Confederación Suiza
Véase también: Expansión de la Antigua Confederación Suiza

Los dominios de las casas que existieron alrededor del año 1200:

Saboya

Zähringer

Habsburgo

KyburgLa Antigua Confederación Suiza fue una alianza realizada por las comunidades de los valles centrales de los Alpes. La Confederación facilitó el desarrollo de varios intereses comunes (libre comercio) y aseguró la paz en las principales rutas mercantiles en las montañas. La Carta Federal de 1291 firmada por las comunidades rurales de Uri, Schwyz y Unterwalden es considerada el documento que sentó las bases de la fundación de la confederación, aunque es probable que alianzas similares ya hubiesen existido desde décadas anteriores.[18] [19]


Carta federal de 1291.En 1353, los tres cantones originales se habían unido con los cantones de Glaris y Zug, y con las ciudades-estado de Lucerna, Zúrich y Berna para formar la Antigua Confederación de ocho estados que existió hasta finales del siglo XV. La expansión territorial ayudó a incrementar el poder y la riqueza de la confederación.[19] En 1460, los confederados controlaban gran parte de los territorios al sur y oeste del río Rin hasta la cordillera de los Alpes. En 1499 la victoria de Suiza sobre la liga Suaba y la casa de Habsburgo en la Guerra Suaba dio como resultado una independencia de facto del Sacro Imperio.[19]

La Antigua Confederación Suiza había adquirido una reputación de invencible durante estas guerras, pero la expansión de la Confederación sufrió un revés en 1515, con la derrota en la batalla de Marignano. Esto marcó el fin de la llamada época "heroica" de la historia de Suiza.[19] El éxito de la Reforma de Ulrico Zuinglio en algunos cantones llevó a varias guerras internas en el país entre 1529 y 1531 (Kappeler Kriege). Ya en 1648, más de un siglo después de estas guerras, Johann Rudolf Wettstein, como enviado de la Confederación Suiza, consiguió mediante hábiles negociaciones que las potencias firmantes del Tratado de Westfalia reconocieran oficialmente la independencia de Suiza con respecto al Sacro Imperio Romano Germánico y su neutralidad en las guerras (Ancien Régime).

Los siglos XVI y XVII estuvieron caracterizados por el creciente autoritarismo de las familias gobernantes. En 1653, esta situación, combinada con la crisis financiera traída por la Guerra de los Treinta Años, produjo el estallido de la Guerra de los campesinos suizos. Sumado a esto, permanecía el conflicto religioso entre los cantones católicos y los cantones protestantes que entre 1656 y 1712 llevaron a violentos enfrentamientos como la batalla de Villmergen.[19]

Era napoleónica

Artículo principal: República Helvética

El Acta de Mediación fue el intento de Napoleón para obtener un compromiso con el Ancien Régime.En 1798, las fuerzas de la Revolución francesa conquistaron Suiza e impusieron una nueva constitución.[19] Esta constitución centralizaba el gobierno y abolía los cantones, y tanto el territorio de Mulhouse como el valle de Valtellina fueron separados de Suiza. El nuevo régimen, conocido como la República Helvética, fue muy impopular. Había sido impuesto por un ejército invasor, destruyendo siglos de costumbres y tradiciones y convirtiendo a Suiza en un estado satélite de Francia. La fuerte represión efectuada por Francia durante la rebelión de Nidwalden (septiembre de 1798) fue un ejemplo de la presencia opresiva del ejército francés y de la resistencia local a la ocupación.

Cuando estalló la guerra entre Francia y sus rivales, las fuerzas de Rusia y Austria invadieron Suiza. El pueblo suizo se negó a combatir al lado de los franceses en nombre de la República Helvética. En 1803, Napoleón organizó una reunión con líderes políticos suizos en París; el resultado de esta reunión fue el documento llamado "Acta de Mediación", el cual restablecía en gran parte la autonomía de Suiza y la Confederación de 19 cantones.[19] Desde entonces, gran parte de la política suiza se encaminaría a balancear la tradición de los cantones autónomos con la necesidad de un gobierno central.

En 1815, el Congreso de Viena restableció por completo la independencia de Suiza y las potencias europeas accedieron a reconocer permanentemente la neutralidad del país.[19] Las fuerzas armadas suizas sirvieron a varios gobiernos hasta 1860, cuando pelearon en el sitio de Gaeta. El tratado también aumentó la extensión territorial de Suiza, con la anexión de los cantones de Valais, Neuchâtel y Ginebra. Los límites de Suiza no han cambiado desde aquel entonces.

Estado federal
El primer Palacio Federal en Berna (1857).El cantón de Berna fue uno de los tres cantones que presidieron el Tagsatzung (antiguo consejo ejecutivo y legislativo) junto con Lucerna y Zúrich. La capital del cantón fue elegida como la capital federal en 1848, principalmente debido a su cercanía con el área francófona del país.[20]

La restauración del poder en Suiza fue solamente temporal. Después de un periodo de disturbios con repetidos enfrentamientos violentos, como el de Züriputsch en 1839, estalló la guerra civil en 1847 cuando algunos de los cantones católicos trataron de establecer una alianza entre ellos (Sonderbundskrieg).[19] La guerra duró menos de un mes causando menos de cien víctimas, la mayoría de las cuales se debieron a fuego amigo. La Sonderbundskrieg parece muy pequeña comparada con otros conflictos que existieron en la Europa del siglo XIX y en la historia de la sociedad suiza.

La guerra mostró a los habitantes de Suiza la necesidad de unidad para fortalecerse ante sus vecinos europeos. Suizos de todos los estratos sociales, ya fuesen católicos, protestantes, liberales o conservadores, se percataron de que los cantones progresarían más si fusionaran sus intereses económicos y religiosos.

Así, mientras el resto de Europa se encontraba en medio de revoluciones y guerras, los suizos promulgaron una constitución más moderna, la cual daba al gobierno un diseño federal, en gran parte inspirado en el modelo estadounidense. Esta constitución impuso una autoridad central, dejando a los cantones el derecho de autogobernarse y resolver cuestiones locales. Además la asamblea nacional se dividió en una cámara alta (el Consejo de los Estados de Suiza, con dos representantes por cada cantón) y una cámara baja (Consejo Nacional de Suiza, con representantes electos de todo el país). Para introducir cambios a la constitución se volvió obligatorio realizar un referéndum.

Asimismo se implantó un sistema único de pesas y medidas, y en 1850 el franco suizo se convirtió en la única moneda oficial del país. El artículo 11 de la constitución prohibió el envío de tropas al extranjero, aunque en 1860 el ejército suizo fue obligado a participar al lado de Francisco II de las Dos Sicilias en el sitio de Gaeta.

Inauguración en 1882 del Túnel ferroviario San Gotardo, conectando al cantón del Tesino en el sur del país.Una de las cláusulas más importantes de la constitución era la que establecía que podía ser reescrita completamente si la ocasión lo demandaba, de esta forma la constitución evolucionaría totalmente en lugar de ser modificada año tras año.[21] Esta característica de la constitución se volvió muy útil con la llegada de la Revolución industrial, cuando varios proclamaron que era hora de modificar la constitución. Un primer borrador fue rechazado por la población en 1872, pero dos años más tarde se aceptaron las modificaciones.[19] Fue aquí cuando se introdujo un referéndum facultativo para la creación y modificación de leyes a nivel federal. También se establecieron normas que regulaban el ejército, el comercio y otras cuestiones legales. Finalmente, en 1891, la constitución fue revisada de nuevo y se implantó un inusual sistema de democracia directa, el cual sigue siendo único hasta el día de hoy.[19]

Historia moderna
El comienzo del turismo en el siglo XIX dio paso a la construcción de infraestructuras importantes. La imagen muestra el tren que conecta la villa de Zermatt (1891).Suiza no fue invadida en ninguna de las dos guerras mundiales. Durante la Primera Guerra Mundial, Suiza dio asilo a Vladimir Illych Ulyanov (Lenin) donde permaneció hasta 1917. En 1917 la neutralidad de Suiza fue seriamente cuestionada por el escándalo protagonizado por Robert Grimm y Arthur Hoffmann, cuando intentaron crear una tregua entre Rusia y Alemania. No obstante, en 1920, Suiza se unió a la Sociedad de Naciones, la cual tenía su sede en Ginebra, con la única condición de que quedaría libre de todo requerimiento militar.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército alemán realizó detallados planes de invasión,[22] pero nunca invadió Suiza.[19] El país fue capaz de mantener su independencia gracias a una combinación de disuasiones militares, concesiones a Alemania y muy buena suerte en las operaciones militares que retrasaron la invasión alemana. También existieron intentos por parte del Partido Nazi suizo para anexar el país a Alemania, pero fallaron. La prensa suiza criticó duramente al Tercer Reich, insultando frecuentemente a su líder. Suiza fue una importante base de espionaje para ambos bandos durante el conflicto, además de que a menudo actuó como mediadora en las comunicaciones entre los Aliados y las fuerzas del Eje. La Cruz Roja Internacional, con sede en Ginebra, jugó un papel muy importante durante este y otros conflictos.

El comercio en Suiza fue bloqueado por los Aliados y por los países del Eje. La cooperación económica y la ampliación del crédito para el Tercer Reich variaban según el riesgo de invasión y de la disponibilidad de otros socios comerciales. Las concesiones alcanzaron su punto máximo luego de que una línea ferroviaria que conectaba al país con la Francia de Vichy fuera cortada, dejando a Suiza completamente rodeada por el Eje. En el transcurso de la guerra, Suiza recibió más de 300.000 refugiados, de los cuales 104.000 eran de tropas extranjeras, que fueron aceptados según los Derechos y obligaciones de los países neutrales, documento firmado en las Conferencias de la Haya de 1899 y 1907; 60.000 de los refugiados eran civiles escapando de la persecución de los nazis. De estos, alrededor de 27.000 eran judíos. Sin embargo, las estrictas políticas de inmigración y asilo, así como las relaciones financieras con la Alemania Nazi, generaron controversia.[23] Durante la guerra, la Fuerza Aérea Suiza combatió aeronaves de ambos bandos. En mayo y junio de 1940, derribaron once aviones de la Luftwaffe que habían invadido el espacio aéreo suizo, obligando a otras naves intrusas a retirarse después de un cambio de la política en las relaciones con Alemania. Más de cien bombarderos Aliados y sus tripulaciones fueron albergados durante la guerra. En 1944, los Aliados bombardearon por error las ciudades de Schaffhausen (matando a cuarenta personas), Stein am Rhein, Vals y Rafz (con dieciocho muertos), así como Basilea y Zúrich el 4 de marzo de 1945.

El escudo de armas del cantón de Jura se fijó aparte en el domo del Palacio Federal. El cantón fue fundado en 1978, cuando se separó del cantón de Berna, y se unió formalmente a la Confederación Suiza en 1979.En 1959, las mujeres recibieron el derecho a votar en algunos cantones, convirtiéndose éste en ley federal en 1971.[19] En 1963, Suiza se unió al Consejo de Europa. A finales de la década de 1970, una parte del cantón de Berna se separó y creó el nuevo cantón de Jura. En 1984, Elisabeth Kopp fue la primera mujer en el Consejo Federal Suizo y fue en 1999 cuando llegó a la presidencia la primera mujer, Ruth Dreifuss. El 18 de abril de ese mismo año la población suiza votó a favor de una revisión completa de la constitución federal.[19]


La Exposición Nacional de 2002.En 2002, Suiza se convirtió en miembro de pleno derecho de la ONU, dejando a la Ciudad del Vaticano como el único Estado reconocido que no pertenece a la ONU. Suiza fue uno de los fundadores de la EFTA, pero no es miembro del Espacio Económico Europeo (EEE). Una solicitud de adhesión fue enviada a la Unión Europea en mayo de 1992, pero no prosiguió cuando el acceso al EEE fue rechazado en referéndum en diciembre de ese año.[19] Desde entonces se han realizado múltiples referendos y votaciones sobre el acceso de Suiza a la Unión Europea, pero debido a las diversas reacciones que ha tenido la población, el proceso de obtención de la adhesión se ha detenido. Sin embargo, la ley suiza ha ido cambiando gradualmente para ajustarse a lo que la Unión Europea y el gobierno suizo afirman, son una serie de acuerdos bilaterales. Suiza y Liechtenstein han estado rodeados totalmente por la Unión Europea desde el ingreso de Austria en 1995. El 5 de junio de 2005, el 55% de los votantes suizos accedieron a unirse al Tratado de Schengen, un resultado que ha sido catalogado por la Unión Europea como una señal de apoyo por parte de Suiza, un país que es tradicionalmente percibido como independiente o aislacionista.

 

Informacion sobre Suiza
Historia de Suiza

Población de Suiza

Geografía de Suiza
Medio Ambiente de Suiza
Economia de Suiza

Ciencia en Suiza

Politica en Suiza
Cultura en Suiza

Deporte en Suiza

Educacion en Suiza

La Banca suiza

 

 

 

 

 

 

 

Cuenta Bancaria en San Vicente - Cuenta Bancaria en Letonia - Cuenta en Suiza para españoles - Cuenta Suiza Postal - Cuenta privada en Suiza - Cuenta numerada en Suiza - Cuenta Forex e trading en Suiza - Preguntas Frecuentes - Ventajas cuenta Suiza - Cuenta offshore en el caribe - Cuenta trading Luxembourgo - Cuenta Bancaria en Alemania - Cuenta Bancaria en Austria - Cuenta Banco Privado en Austria - Cuenta de Ahorros en Austria - Cuenta en USA para Europeos - Cuenta Bancaria en Portugal - Tarjeta ATM Anonima - Cuenta Bancaria en Latvia - Solicite nuestros servicios - Contactenos - Mas información - Guia Para Forex - Lista de Bancos Centrales - Lista Bancos Suizos - Ecommerce Comercio Electronico - Diccionarios Financieros - Transferencias Bancarias Internacionales - Lista de Bancos en Ginebra- Caracteres maximos del codigo IBAN - IBAN - BIC/SWIFT - Lista de Codigos SWIFT Bancos en Argentina  - Garantia de Fondos y depósitos garantizados - Banca Islamica - Lista de Bancos en Estados Unidos - Tarjeta bancaria offshore - Tarjeta de debito o credito prepaga ATM Offshore - Mapa del sitio


Copyright © 2005-2019

The information contained in this Website is not meant to substitute qualified legal advice given by a specialist knowing your particular situation. We are not a bank and can’t be held responsible for any loss or damages whether direct, incidental, indirect, special, or consequential, among others, relating access to this Web site. Read our Privacy Policy