Principales conceptos y origen de las finanzas islámicas

 


Son tres las principales prohibiciones que el Islam impone en las finanzas islámicas:
- el cobro de interés (riba)
- el embarcarse en riesgos excesivos (gharar)
- las apuestas (maysir).

Estas prohibiciones explican que las finanzas islámicas hayan desarrollado instrumentos diferentes a los tradicionales. Por ejemplo, en vez de cobrar intereses a tasas predeterminadas, los contratos financieros islámicos se basan en acuerdos para repartir pérdidas y ganancias. También, toda operación financiera debe estar respaldada por un activo real. Además, está prohibido comerciar productos relacionados con cerdo, pornografía o bebidas alcohólicas (haram). Esto último ha llevado a que, por ejemplo, Dow Jones, Financial Times y Standard & Poors hayan creado índices bursátiles especiales para las finanzas islámicas, de los que excluyen a aquellas empresas cuyas actividades contravienen los principios del Islam.

 

El origen de la industria de finanzas islámicas se remonta a finales del siglo XIX, cuando el banco Barclays abrió una oficina en El Cairo. Inmediatamente las críticas de los expertos se hicieron sentir debido al cobro de intereses, asunto que, como se mencionó, es considerado usura y penado por la ley del Islam, Shariah. A partir de entonces, se comienzan a desarrollar instrumentos financieros alternativos, que respeten los principios religiosos del Islam. Si bien en un comienzo el desarrollo fue algo tímido, basado fundamentalmente en la apertura de ventanillas islámicas dentro de bancos tradicionales, en la última década ha sido explosivo,
creciendo a tasas superiores al 20% anual.

Desde la década de 1980, también emergieron algunos bancos puramente islámicos, así como fondos mutuos guiados únicamente por los preceptos de la Shariah. Al mismo tiempo, fueron creándose instituciones académicas especializadas en el tema. En la última década, el mundo occidental ha comenzado a poner los ojos en esta industria, lo que se evidencia por un creciente número de artículos y publicaciones dedicados a entender las finanzas islámicas.

Actualmente, las actividades financieras islámicas se desarrollan en 75 países y existen alrededor de 300 entidades acogidas a dichos principios, de las cuales un tercio corresponde a bancos islámicos, cuyos activos alcanzan los 400 mm de dólares. El resto de la industria está compuesto por fondos mutuos, compañías de seguros (takaful), y la incipiente industria de los fondos de inversión (hedge-funds). En total, los activos ascienden a 800 mm de dólares aproximadamente.

 

¿En qué consisten las finanzas islámicas?
El hecho de que la ley islámica prohíba pagar y recibir interés no implica que repruebe ganar dinero o promueva el retorno a una economía basada solo en efectivo o trueque. El sistema estimula a todas las partes de una operación financiera a compartir riesgos, ganancias y pérdidas. Los depositantes en la banca islámica se asemejan a los inversores o accionistas, que ganan dividendos cuando el banco obtiene ganancias y pierden parte de sus ahorros si registra pérdidas. La lógica es vincular el rendimiento a la productividad y la calidad del proyecto, asegurando una distribución más equitativa de la riqueza. Los instrumentos financieros islámicos toman la forma de contratos entre proveedores y usuarios de fondos para gestionar el riesgo. En la columna de activos, los bancos islámicos invierten y operan según los diversos contratos disponibles. En el pasivo, los fondos se movilizan principalmente en función de un contrato de Mudaraba o un préstamo sin intereses (Qard Al Hasan). En general, los bancos islámicos ofrecen a sus depositantes cuatro tipos de cuentas: corriente, de ahorro, de inversión y de inversión con fines específicos.

 

El sistema financiero musulmán, o bien, el grupo de instituciones bancarias comerciales, hipotecarias, de inversión, entidades de ahorro y préstamos que operan sobre la base de las normas que dicta el Corán, se están transformando en una fuerza emergente con la cual el sistema financiero convencional debe confrontarse y competir.

En el año 1973, post crisis del petróleo, los países miembros de la Conferencia Islámica se organizaron para constituir un banco islámico internacional, enfocado al incremento económico y progreso social de los países musulmanes, a partir del respeto de los principios de la Sharia o la Ley sagrada del Islam. Nace así, en 1975, el “Islamic Development Bank”, con sede en Yeddah, Arabia Saudita.

Recientemente, se fundó la “Islamic Agency for Credit Rating”, con sede en el Reino de Bahrain, Golfo Pérsico, esta institución se ocupa de determinar las potencialidades de las instituciones financieras islámicas y calcular los riesgos en el ámbito del mercado monetario, con el objeto de atraer e incrementar la confianza de los inversionistas y dar mayor solidez a este mercado financiero.

Ambas entidades, más que originales iniciativas, son componentes importantes de un tremendo engranaje que actualmente opera como parte del mercado financiero global.

Un matrimonio en vista

Fueron los estudiosos de la Ley Islámica y los líderes religiosos los que delinearon la estructura económica de la Umma o Comunidad de Creyentes. La base de esta modalidad económica, en el marco de los tiempos modernos, se da en torno a una especie de alianza estratégica o joint-venture entre los magnates petroleros y los estudiosos de textos sacros.

El matrimonio entre poder financiero y religioso es un fenómeno muy frecuente en la economía moderna, rasgo que hoy lleva a que institutos bancarios occidentales refuercen alianzas con estudiosos de la Sharia para ingresar al mercado islámico.

Las finanzas islámicas se basan en la colaboración entre el usuario y el gestor. Nace del propio concepto de Umma o Comunidad religiosa, (…). Dado lo anterior, la filosofía de la economía islámica implica compartir los riesgos: clientes y gestores deben correr los mismos riesgos así como participar de los éxitos.

Las finanzas islámicas se basan en la colaboración entre el usuario y el gestor. Nace del propio concepto de Umma o Comunidad religiosa, cuyo sustento básico es la solidaridad y es considerada una entidad que crece al unísono en armonía. Dado lo anterior, la filosofía de la economía islámica implica compartir los riesgos: clientes y gestores deben correr los mismos riesgos así como participar de los éxitos.

Asimismo, la Sharia prohíbe que las instituciones financieras musulmanas inviertan o tengan intereses en común con sociedades que negocian con el alcohol; el tabaco; la pornografía; el juego; la producción y elaboración de productos ligados al cerdo u otras actividades que transgredan los principios del Islam.

Esta visión es muy diferente a los postulados que mueven el mercado de valores occidental, el cual tiene como premisa maximizar los beneficios y minimizar las pérdidas. En este sentido, como el dinero debe rendir pero el Corán no consiente el pago de intereses, dichas finanzas se benefician de los arriendos, derechos de autor, ganancias en el comercio, además de la compra-ventas de bienes y servicios.

Lo anterior hace pensar que, conceptualmente, la economía islámica es opuesta a la occidental, confrontando la visión colectiva y mancomunada del mundo árabe islámico con la búsqueda de enriquecimiento individual de nuestro hemisferio.

Aún así, las dos importantes crisis mundiales que abrieron paso al desarrollo de las finanzas islámicas: la crisis de la bolsa asiática de 1997 y el 11 de septiembre de 2001 -por producir entre grandes descalabros, importantes cuestionamientos y rechazos a la economía capitalista-, han permitido que se compruebe que dicha forma, no occidental, de articular el sistema financiero, es perfectamente compatible y rentable.

Malasia, un país profundamente musulmán, fue el primero a prepararse para abordar estos cambios en favor de una correspondencia cultural y económica.

El ejemplo de la Malasia.

En el 1997, en plena crisis asiática, el entonces primer ministro de la Malasia , Mohamad Mahathir, rechazó la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI), acusando a los mercados occidentales de especulación y de querer devastar a este rico país musulmán.

A partir de esa fecha, dicho país puso todos sus esfuerzos en constituir un sistema financiero alternativo al sistema occidental e inspirado a la Sharia que rige a los estados que se asumen islámicos.

Mientras Al-Qaeda y un hasta la fecha desconocido Osama Bin Laden preparaban el atentado a las torres gemelas, Malasia había desarrollado un sofisticado sistema bancario. Coincidentemente, el atentado en Nueva York lleva a muchos inversionistas musulmanes a trasladar su patrimonio a países más confiables, temiendo los controles abusivos del Patriot Act, las restricciones en las visas de ingreso y un posible congelamiento de los bienes, dadas las nuevas y vigorosas políticas antiterroristas de Estados Unidos.

Que mejor que vaciar las arcas en países que ofrecían servicios bancarios conformes a los preceptos islámicos que la mayoría de ellos profesaba. Efectivamente Malasia destacaba por su éxito y hasta hoy su mercado financiero vive un verdadero boom.

Mientras la atención del mundo se concentra en el conflicto verbal entre Oriente y Occidente, los promotores de las finanzas mundiales –a la usanza occidental- estrechan alianzas prolíferas con los más célebres exponentes del sistema bancario islámico.

Todos los productos financieros occidentales pueden ser transformados en instrumentos conforme a la Sharia . La banca islámica es innovadora y potencialmente muy rentable. Opera en 70 países con un capital que va de los 500 a los 700 mil millones de dólares y está destinada a crecer en modo exponencial.

En la actualidad, este sector del mundo musulmán es el más dinámico del globo; todos los productos financieros occidentales pueden ser transformados en instrumentos conforme a la Sharia . La banca islámica es innovadora y potencialmente muy rentable. Opera en 70 países con un capital que va de los 500 a los 700 mil millones de dólares y está destinada a crecer en modo exponencial.

Con más de mil millones de musulmanes ansiosos por formar parte, los analistas prevén que en el 2008 administrará cerca del 4% de la riqueza mundial. Paradójicamente, el motor de esta expansión son las propias bancas occidentales, en especial los tres grupos bancarios más importantes, según índices 2005, l’Ubs de Suiza (US$ 1.533 mil millones), la estadounidense Citigroup (US$ 1.584 mil millones) y el grupo japonés Mizuho (US$ 1286 mil millones).

Suena anecdótico que los variados sostenedores del conflicto civilizacional por parte de Occidente, aquellos tan conocedores de las teorías políticas, culturales y sociales sobre Oriente, ni siquiera imaginen que sus ahorros estén siendo rentabilizados sobre la base de la Ley islámica.

En finanzas internacionales no hay choque civilizacional que valga, el dinero manda….y Allah puede ser el mejor socio.

 

 
 

 

¿Qué ofrece la banca islámica?

 

Finanza y Banca Islamica

La 'banca islámica' sin intereses, en auge
El avance de la banca islámica

Principales conceptos y origen de las finanzas islámicas
Lista de Bancos Islamicos en el Mundo

Banco Islámico de Desarrollo

Banca islámica, banca halal

Diccionario Glosario Banca Islamica- en ingles


 

 


 

Cuenta Bancaria en San Vicente - Cuenta Bancaria en Letonia - Cuenta en Suiza para españoles - Cuenta Suiza Postal - Cuenta privada en Suiza - Cuenta numerada en Suiza - Cuenta Forex e trading en Suiza - Preguntas Frecuentes - Ventajas cuenta Suiza - Cuenta offshore en el caribe - Cuenta trading Luxembourgo - Cuenta Bancaria en Alemania - Cuenta Bancaria en Austria - Cuenta Banco Privado en Austria - Cuenta de Ahorros en Austria - Cuenta en USA para Europeos - Cuenta Bancaria en Portugal - Tarjeta ATM Anonima - Cuenta Bancaria en Latvia - Solicite nuestros servicios - Contactenos - Mas información - Guia Para Forex - Lista de Bancos Centrales - Lista Bancos Suizos - Ecommerce Comercio Electronico - Diccionarios Financieros - Transferencias Bancarias Internacionales - Lista de Bancos en Ginebra- Caracteres maximos del codigo IBAN - IBAN - BIC/SWIFT - Lista de Codigos SWIFT Bancos en Argentina  - Garantia de Fondos y depósitos garantizados - Banca Islamica - Lista de Bancos en Estados Unidos - Tarjeta bancaria offshore - Tarjeta de debito o credito prepaga ATM Offshore - Mapa del sitio


Copyright © 2005-2017

The information contained in this Website is not meant to substitute qualified legal advice given by a specialist knowing your particular situation. We are not a bank and can’t be held responsible for any loss or damages whether direct, incidental, indirect, special, or consequential, among others, relating access to this Web site. Read our Privacy Policy